Eluveitie y Ne Obliviscaris hacen vibrar a la Ciudad de México con una noche llena de folk metal

Por: Diego Ruiz*

El sábado 9 de febrero, se vivió una noche de contrastes en el Circo Volador con el regreso de una de las principales bandas de folk metal, Eluveitie, quien vino acompañada de Ne Obliviscaris, agrupación que abriría la tocada con una fusión de diversos estilos musicales, siempre con el poder y la fuerza del metal.

Horas antes de que se permitiera el acceso al recinto ubicado a la salida del metro La Viga, éste ya se encontraba con una larga fila de personas, todas ansiosas por disfrutar de una experiencia épica. Poco a poco la fila comenzó a avanzar y el lugar se llenó rápidamente.

En punto de las 8 de la noche, las luces se apagaron y Ne Obliviscaris salió al escenario a conquistar una vez más tierras mexicanas, después de que debutara en el país en septiembre pasado. Una voz gutural acompañada de una voz limpia generaron un balance perfecto junto con el sonido del metal progresivo y melodías de un violín que simplemente sorprendió a sus fans y a quienes los escuchaban por primera vez. Las dinámicas musicales subían y bajaban durante el show, creando momentos instrumentales relajantes y brutalmente explosivos.

Ne Obliviscaris
Ne Obliviscaris

And Plague Flowers the Kaleidoscope, una de las últimas canciones de su presentación y de las más conocidas por el público, demostró el virtuosismo de los músicos. Al final, la gente despidió a la banda gritando al unísono: “¡Neo, Neo!”, dando paso a Eluveitie.

Las luces nuevamente se apagaron y el intro de Ategnatos, la nueva canción de la banda suiza, apenas estrenada una semana antes, comenzó a sonar. Las emociones estaban al máximo y, tras un humo espeso, cada uno de los integrantes fue apareciendo hasta que se escuchó la potente voz gutural del fundador de la banda, Chrigel.

Flautas, violín, hurdy gurdy, arpa, gaita, entre otros instrumentos, llenaron el recinto con melodías que tocaban el alma y te transportaban a paisajes únicos. Una mezcla de música celta y metal, acompañada de muchísima energía, fue contagiando, desde el inicio, a todos los testigos de este increíble espectáculo.

Desde la última vez que pisaron suelo azteca, hubo muchas modificaciones en la alineación de la banda, por lo que este concierto fue la oportunidad perfecta para escuchar a los nuevos músicos que la integran y, que por supuesto, ya se encuentran en nuestros corazones.

Canciones como Lvgvs, Omnos y Epona, todas de sus dos discos acústicos Evocation I y II, nos dieron la oportunidad de disfrutar y fluir junto con la música y la gran voz limpia de Fabienne Erni, quien nos demostró su potencial en la canción Artio, cuando permaneció sola en el escenario, mientras una luz la bañaba en medio de un ambiente sonoro melancólico, que a más de uno debió haber hecho soltar alguna lágrima.

Eluveitie 2
Eluveitie

La parte más acústica del concierto se dio con Epona, pieza que invitó a muchos a bailar. Ya para el final de ésta, se comenzó a formar un mosh pit justo en el centro de la audiencia, sin importar la inclinación y las escalinatas del recinto. A partir de ese momento, el slam continuó durante todo el concierto.

Canciones como Thousandfold, The call of the Mountains y A rose for Epona, resonaron por todo el lugar. Cuando el vocalista de la banda invitó a hacer crowd surfing, la gente comenzó a saltar para ser llevada hasta la parte frontal del escenario y luego ser recibida por los cuerpos de seguridad, mientras los músicos dejaban el corazón en el escenario, pues la noche estaba a punto de llegar a su fin.

Un solo de batería acompañado después por solos de guitarra dieron paso a canciones como Tegernakô y Helvetios. Al terminar, la banda se retiró del escenario solo para reposar unos segundos y regresar entre gritos y aplausos de la audiencia. Rebirth, su penúltimo sencillo, fue recibido con un enorme wall of death, dividiéndose el público por la mitad para correr y encontrarse en el centro del lugar, como un intenso ritual típico de los conciertos de metal, acompañado por el sonido del violín, flautas, potentes baterías y agresivas voces.

Inis mona, la canción más conocida y coreada por todos, cerró un concierto que esperemos se repita pronto para que Eluveitie nos llene nuevamente de energía, magia y sentimientos únicos a través del folk metal.

 

*Escucha a Diego Ruiz todos los lunes a las 14:30 hrs. y los jueves a las 15 hrs. (UTC/GMT -6) en Espantoso.

Fotos: Diego Ruiz

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: