Por: Mariel Herrera

Basada en la exitosa telenovela de los 90, hoy llega a la pantalla grande la historia de La Usurpadora, esta vez en forma de musical.

El director Santiago Limón (Cindy la Regia) estrena este filme protagonizado por Isabella Castillo, Alan Estrada, Susana Zabaleta, Jesús Ochoa, Cecilia Toussaint, Alejandra Ley, Valentina, y con las actuaciones especiales de Shane West y Alejandra Guzmán.

Sinopsis

Valeria y Victoria, gemelas idénticas separadas al nacer, se reencontrarán en medio de una dramática situación que las llevará a intercambiar vidas, permitiendo que Victoria pueda estar con su amante, mientras Valeria tendrá que tomar la vida que su hermana dejó junto a su esposo Carlos Daniel.

Crítica

La historia que acaparó a la audiencia mexicana hace unas cuántas décadas está siendo desempolvada para reavivar la nostalgia de los televidentes. La película le es fiel, con un giro moderno.

A lo largo de la cinta, se muestra una buena curaduría de canciones mexicanas ícono también de los noventa que, si bien no embonan con las escenas de la película donde se insertan, muestran el talento vocal de los actores.

En conferencia de prensa, Santiago Limón comentó que las emociones en las telenovelas son expresadas de manera tan grande que “hasta se siente natural que la historia sea cantada”.

El largometraje intenta tener un tono dramático y serio que termina por sentirse débil e incómodamente gracioso. Los acontecimientos parecen estar salteados sin un desarrollo de personaje que pueda observarse, percibiéndose incompletos y vacíos.

Aun así, La Usurpadora se recarga en el recuerdo original, los momentos de comedia y una producción con un presupuesto considerable que, construyen una imagen limpia con buena ambientación y espacios impactantes.

Si ya viste Super Mario Bros., pero tienes antojo de palomitas, esta película podría entretenerte.

Foto de portada: Cortesía Videocine